Reduce tu huella ecológica y ayuda a la integración laboral de discapacitados .

Esta iniciativa de la Asociación Amicos busca combinar la integración social y laboral de las personas con discapacidad con la conservación del medio ambiente y la lucha contra cambio climático.

Desde hace años, Galicia sufre todos los veranos importantes incendios forestales. Según datos oficiales, entre 1976 y 2017 arderon más de millón y medio de hectáreas en los montes de nuestro país.

La pérdida de masa forestal contribuye a la pérdida de calidad del aire/strong>, pues se estima que cada árbol es quien de absorber parte de los gases tóxicos que emiten cada día hasta 100 automóviles.

Además, la desaparición de los bosques empobrece el terreno, facilita los corrimientos de terreno y supone un factor más que contribuye a la despoblación de nuestro medio rural. Supone también uno de los motivos del calentamiento global, una de las amenazas del temido cambio climático.

Amicos Nature pretende poner su grado de arena para luchar contra estos problemas fomentando la repoblación de nuestros montes con árboles cultivados de nuestro Biocentro reduciendo así nuestra huella en el clima. Y al mismo tiempo, se ofrece como agente para que otras personas y entidades sin medios para realizar repoblaciones de árboles también puedan aportar su grado de arena.

Para tal fin, la clave es el Biocentro de Amicos, unos viveros y terrenos de cultivo forestal que Amicos echó a andar hay más de una década. El Biocentro está especializado en formar a los usuarios con las habilidades de la agricultura ecológica, está certificado por el CRAEGA, y de tareas forestales.

Este biocentro cuenta oficiales con varias certificaciones de calidad. Amicos manifiesta y asume el compromiso de protección del medio ambiente, haciéndose patente lo mismo con la implantación del sistema de Gestión Ambiental en base a los requisitos de la Norma UNE-EN ESO 14001, certificados por AENOR (Certificado) e internacionalmente por IQnet (Certificado).

En sus instalaciones, de más de 5.000 metros cuadrados, pueden cultivarse árboles autóctonos (pinos, robles, castaños, etc.) con el objetivo de ser transplantados posteriormente en las zonas que sufrieron incendios. Se cultiva sobre todo pino del país, una especie autóctona que crece rápido y que se adapta a muchos de los ecosistemas de las nuestros comarcas.

El cultivo de árboles autóctonos en este ecoviveiro ofrece a las personas con discapacidad intelectual a oportunidad de desarrollar unos hábitos de trabajo idóneos. Se logra, al mismo tiempo, formarlos para que su integración en el comprado laboral sea más donada en el sector forestal, una de las principales fuentes de empleo en medio rural.

Como las labores de repoblación y mantenimiento serán realizadas por los usuarios de Amicos, a través de la empresa vinculada Servicios E.I.L., se logra así combinar dos causas sociales:

    • Protección del medio ambiente.
    • Integración, en este caso laboral, de las personas con discapacidad intelectual.